Aguilucho

Me gusta observar desde lo alto del acantilado,

mis garras puntiagudas aferradas a una rama.

En el horizonte el mar es un espejo,

un bote persigue peces y es perseguido por aves.

Ni quiero ser bote ni quiero perseguirlo.

Debo penetrar en el mar de mi reflejo

en caída libre o morir en el intento.

Dejaré atrás la hermosa rama en la que me poso,

daré más que pequeños saltos,  ya no comeré insectos.

Cazaré a la presa.

No hay resurrección sin muerte.

aguilucho

©Auria Paz Aguilar

2014

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s