Ciclos de la vida

En alguna oportunidad tuve la consciencia de que como hija me tocaba irme de casa. Fue algo que me fluyó natural y precoz. Le comenté a mi madre aquello y ella un día me dijo que entendió que “los hijos son hijos de la vida”.

Eventualmente; una enfermedad que para curar hirió, me mostró otro ciclo de la vida: en algún momento de nuestro camino, por ley de vida, la despedida entre madre e hijo se produce de forma inevitable.Y aceptar ese ciclo, para mí, han sido revoltijos de emociones terribles y maravillosos. Es la vida que sacude hacia adelante.

Han pasado dos estaciones desde que mamá trascendió este plano, para ir a donde nadie ha vuelto. La burocracia de morir nos ha mantenido ocupadísimos a los que nos quedamos: las mismas frías preguntas una y otra vez para los certificados y constancias. La sacralidad de morir de otras culturas me sabe a sabiduría. En una sociedad donde se valora la juventud, lo material y lo razonable de aquello, tener el ala rota no es excusa.

“Si perdiste algo o a alguien querido, toma un momento para apreciar lo que aún tienes a tu alcance”

Recordaba cuando le preguntan a la cantante Buika cómo hace para llegar a ciertas notas y ella dice que es la conexión con su mamá: le da fuerza y se entrega. Confianza para las notas y vallas altas de la vida. Las notas altas pueden ser toditas las cosas que nos retan y nos hacen sentir vulnerablemente humanos.

Entonces, siento que ha sido necesario el incómodo y desafiante tránsito de un ciclo a otro para madurar,  como cuando viene una ola grande y te revuelca. O varias olas. Y lo cómico es que solo se entiende en su magnitud después, pues en el momento solo se puede vivir.

“Basta recordar”

Pienso en mis antepasados desconocidos, ¿tengo sentimientos por ellos? A muchos ni siquiera los conocí. Entonces surge una verdad: es gracias al camino de ellos y a sus elecciones, cualquiera que fuesen, que yo estoy aquí. Teniendo en cuenta los varios ciclos de la vida atravesados por ellos, por mí, esto es: eternidad con consciencia del presente.

En el río de la vida, lo que sucedió, más allá de adjetivos, solo ES. En la continuidad de la vida y su capacidad de renovarse, más allá incluso de la humanidad, todo ha estado, está y estará bien. Basta recordar esto para automáticamente llevarnos mejor con el mundo y “dejar a la estación empezar”.

La vida tiene sus propios ciclos 

Solía temer que alejarme de aquellos que amo más podría, de alguna manera, desvanecer el amor pero el amor no tiene límites. El amor está del lado de la vida tanto como de la muerte. El amor es la fuerza más grande que existe: nunca se va a perder, sin importar la distancia en tiempo ni el espacio.

¿Quién eres? Nada mejor que los ciclos de la vida y el tiempo para saberlo.

NOTA PUBLICADA: https://www.facebook.com/Auria.Paz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s