A los veinte en USA y como se siente ser un latino ilegal

A los veinte años viajé a USA con un programa de intercambio, y me imaginé muchas cosas relacionadas a conocer y a divertirme, pero la realidad que me tocó allá fue algo que nunca me imaginé vivir: al mes de una estadía agradable, una carta que firmamos casi todos los chicos de diferentes países que vivíamos (éramos veintiuno) en la casa del empleador, pidiendo que mejoren la calefacción, entre otras cosas menores, hizo que este tipo (un griego) se molestará tanto que expulsara del trabajo a la chica de veintitres años, que en ese momento tenía el mejor nivel de inglés y que redactó la carta, acusándola de revoltosa y aduciendo con la mayor desfachatez que él al tenernos como empleados de su parque de diversiones, y habiéndonos traído desde nuestros países tercermundistas, nos estuviera haciendo el graaaaan favor.

Ese día la realidad cayó como un balde de agua fría para todos. El veredicto del tipo era irrevocable y legal, no hubo razones ni peticiones que lo hicieran cambiar: la compañera del grupo fue carne de cañón y tenía veinticuatro horas para volver al Perú.

Lo que yo no sabía, ni el empleador, sabía, ni nadie sabía, es que ella no pensaba volver. Ella tenía la determinación de quedarse en ese país desde hace mucho, y ese mismo día en la tarde, antes de que llegará la policía a sacarla de la casa, tomó un tren a no sé dónde y huyó.

Antes de irse me pidió que le le pagará los cinco dólares que le debía de algún vuelto, me dijo que se iría, “¿a dónde?” le pregunté, con toda la angustia del fin del mundo. Con sus enormes ojos cafés y una sonrisa segura, me dijo:

– “No sé, la vida es una aventura, ¿no?” –

El grupo “La Santa Cecilia” ganó el premio Grammy en el 2014 al mejor albúm latino de rock y lo dedicó a los 11 millones de indocumentados que trabajan en EE.UU. Caí en cuenta que de esos 11 millones yo conozco a cuatro, sé que dos están bien, cumpliendo su sueño; y de los otros dos no sé nada, por más que indagué. Cuanta fuerza en esos sueños, cuanta fuerza en ellos: 2 y 11 millones, un país que no conozco.

Esta canción, este vídeo. Espero que estén bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s